Atención del dolor lumbar: ¿los sistemas de salud son eficaces?

Síntesis del artículo publicado en el Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Introducción

El dolor lumbar es la causa principal de vivir con discapacidad durante años en todo el mundo. Es un gran desafío para los sistemas de salud Internacionales. En 2018, un grupo de trabajo internacional pidió a la Organización Mundial de la Salud que prestara más atención a la carga del dolor lumbar y a la necesidad de evitar soluciones excesivamente médicas. El grupo documentó el fenómeno de la atención innecesaria tanto en entornos de ingresos altos como bajos. Se observó que los pacientes reciben servicios de salud que son discordantes con las pautas internacionales marcadas. De hecho, las principales directrices clínicas internacionales reconocen ahora que muchas personas con dolor lumbar requieren poco o ningún tratamiento formal. Cuando se requiere tratamiento, el enfoque recomendado es desalentar el uso de analgésicos, inyecciones de esteroides y cirugía de la columna vertebral y, en su lugar, promover las terapias físicas y psicológicas.

La tendencia al alza en el cuidado innecesario del dolor lumbar es preocupante. Según un metaanálisis realizado en 2018 se encontró que se solicitaron pruebas de imagen simples en una cuarta parte de las consultas de dolor de espalda. También se observó que las tasas de imágenes complejas (resonancias magnéticas, por ejemplo) habían aumentado durante 21 años.

No existe evidencia sólida de beneficio para la cirugía de fusión espinal si se compara con la atención no quirúrgica para personas con dolor lumbar asociado con degeneración espinal. Sin embargo, durante el período comprendido entre los años 2004 y 2015 hubo un incremento del 62.3% en cirugías electivas de fusión espinal en EEUU. Esto supuso unos costes hospitalarios que superaron los 10 mil millorens de Dólares.

Se calcula que en 2014, a entre el 3 y el 4% de la población adulta de EEUU se les prescribió tratamiento farmacológico con opioides a largo plazo. Muchos de los casos se debían a dolor crónico en la zona lumbar. El grupo de trabajo The Lancet dio aviso a la Organización Mundial de la Salud para que se prestase mayor atención a los costes del dolor lumbar y la necesidad de evitar soluciones médicas excesivas.

¿Qué indicaciones dan las guías clínicas?

El alejamiento de la gestión médica del dolor lumbar se refleja en las guías clínicas recientes. Las seis guías clínicas internacionales más importantes publicadas desde 2016 priorizaron los enfoques no médicos para pacientes con dolor lumbar. Según estas guías, los médicos de atención primaria que siguen estas pautas manejarían los casos sin complicaciones con asesoramiento, educación y tranquilidad. Para los pacientes con riesdo de desarrollar dolor crónico y discapacidad, los médicos podrían, dependiendo de las pautas que siguieron, considerar ofrecer tratamientos como la manipulación de la columna vertebral, masajes, acupuntura, yoga, atención plena, terapias psicológicas o rehabilitación multidisciplinaria.

El cuadro siguiente resume las pautas clave a seguir por los profesionales de la salud según las 6 guías clínicas internacionales mencionadas anteriormente:

guias clinicas OMS Organización mudial de la salud

 

Proporcionar atención de acuerdo con la guía para el dolor lumbar requiere cambios en todo el sistema. Una buena gestión en cada nivel del sistema de salud será clave para redefinir cómo la sociedad ve y maneja el dolor lumbar. Los sistemas de salud deben priorizar las políticas que:

1.     capacitan a los clínicos y consumidores para tomar decisiones bien informadas;

2.     aliente a los médicos a brindar la atención adecuada a quienes más la necesitan;

3.     brindar apoyo financiero a tratamientos no farmacológicos basados ​​en evidencia;

4.     y regular la influencia de aquellos con intereses creados en la situación actual.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Muchos sistemas de salud no están diseñados para apoyar este enfoque. En este documento, se expone por qué el cuidado del dolor lumbar de acuerdo con las directrices requiere cambios en todo el sistema. Se detallan los retos clave de la atención del dolor lumbar en los sistemas de salud. Estos incluyen los intereses financieros de las compañías farmacéuticas y de otro tipo, los sistemas de pago obsoletos que favorecen la atención médica por encima del autocuidado de los pacientes, así como las tradiciones y las creencias médicas profundamente arraigadas sobre la atención del dolor de espalda entre los médicos y el público general.

Se presentan ejemplos internacionales de soluciones prometedoras y de políticas y prácticas para los sistemas de salud que se enfrentan a una carga cada vez mayor de la atención ineficaz para el dolor lumbar. Se sugieren políticas que, al desplazar los recursos de la atención innecesaria a la atención acorde con las directrices para el dolor lumbar, podrían ser neutras en cuanto a costes y tener un impacto generalizado.

Conclusión

Los pequeños ajustes en la política de salud no funcionarán aisladamente. Los sistemas en el lugar de trabajo, los marcos legales, las creencias personales, la política y el contexto social general en el que experimentamos la salud también tendrán que cambiar. Abordar las barreras a nivel de sistema para la atención basada en pautas podría ser neutral en cuanto a costos; Todos los años, los sistemas de salud desperdician miles de millones de dólares en pruebas y tratamientos innecesarios para el dolor lumbar. Aunque la desinversión es difícil, la redistribución de fondos para apoyar la atención concordante con las pautas es una forma prometedora de avanzar. Debido a que los enfoques de tratamiento actuales a menudo carecen de evidencia formal, recomendamos encarecidamente una evaluación cuidadosa de cualquier nuevo enfoque de financiación o prestación de servicios.

 

Accede al artículo completo en el siguiente enlace: https://www.who.int/bulletin/volumes/97/6/18-226050/

 

Si tienes problemas de dolor lumbar pide una primera visita hoy mismo en nuestros centros Quiropráctica mar

 

Autores:

Adrian C Traeger a , Rachelle Buchbinder b , Adam G Elshaug c , Peter R Croft d y Chris G Maher a

a. Institute for Musculoskeletal Health, University of Sydney, PO Box M179, Missenden Road, Camperdown NSW 2050, Australia.
b. Department of Epidemiology and Preventive Medicine, Monash University, Melbourne, Australia.
c. Menzies Centre for Health Policy, University of Sydney, Sydney, Australia.
d. Institute of Primary and Health Care Sciences, Keele University, Newcastle, England

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Fabián Migoya Herrera
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://quiropracticamar.com/aviso-legal/.