BEBES,NIÑOS
Y EMBARAZADAS

Para los niños

Los padres valoramos mucho la prevención y por eso cada día son más los que quieren que sus hijos, desde bebés, reciban cuidado quiropráctico. Los ajustes vertebrales buscan mantener el sistema nervioso de su niño tan saludable como sea posible con el fin de alcanzar el potencial de salud máximo.

El momento del parto es uno de los más traumáticos que sufrimos, cualquier parto, ya sea natural o por cesarea, implica riesgos en la zona cervical y craneal. La fuerza que se ejerce oscila entre los 15Kg y los 50Kg, dependiendo de la técnica utilizada y de la dificultad (forceps, ventosas, etc.)

Desde la preconcepción hasta el momento del parto la quiropráctica está indicada para todas las mujeres. Cuando una mujer se queda embarazada experimenta muchos síntomas y cambios físicos. El organismo trabaja para dos seres, y para eso es fundamental que su sistema nervioso funcione correctamente, sin pinzamientos.

Síntomas

Síntomas típicos son náuseas, dolores de cabeza, dolor muscular, y uno muy común que se da en el 30% de las mujeres embarazadas es la ciática. Suele aparecer a partir del segundo trimestre del embarazo, y se produce por el aumento de peso del bebé. La sobrecarga que esto supone para la espalda puede provocar la irritación del nervio ciático.

Con ajustes quiroprácticos periódicos se le proporciona a la madre gestante mayor energía y disminuye las molestias del embarazo. Los ajustes dejan libre de interferencias la columna vertebral y el bebé recibe toda la información, esto favorece su desarrollo y mejora su posición en el útero. Si está bien colocado para nacer se reduce el tiempo del parto y será más sencillo y menos costoso para la madre, lo que se traduce en menos cesáreas, y en un mayor número de partos naturales.

Queremos ayudarle a mejorar su salud y bienestar