Alergias y Quiropráctica

Estamos a pocas horas de que entre la primavera; las flores están floreciendo, los árboles se llenan de hojas verdes, la naturaleza renace en todo su esplendor, disfrutamos de días más largos y todo esto es genial, ¿verdad?

Desafortunadamente, muchos de nosotros asociamos la hermosa primavera con meses de congestión nasal, picazón de ojos y estornudos. Eso cuando no viene acompañado de brotes cutáneos, urticaria o, incluso, crisis asmáticas.

La rinitis alérgica o fiebre del heno, entra en erupción en esta época del año. Millones de nosotros padecemos esta condición que hace que el cuerpo se vuelva hipersensible al polen y a otras sustancias ambientales. Nos causa una serie de síntomas irritantes que pueden hacer que nuestro día a día sea cuanto menos, complicado.

La fiebre del heno es una de las muchas alergias. Una alergia es una reacción de hipersensibilidad, o lo que es lo mismo, es una reacción a una sustancia que se considera inofensiva para la mayoría de las personas. Las reacciones cutáneas, la dificultad para respirar y la irritación de los senos paranasales son algunos de los síntomas de alergia más frecuentes. Si tienes alergias alimentarias pueden surgir problemas como hinchazón, indigestión y diarrea.

 

¿Qué causa las reacciones alérgicas?

 

Nuestro sistema inmunológico reconoce y elimina sustancias nocivas de nuestro cuerpo. La inflamación, los estornudos, la tos y los vómitos son métodos que éste utiliza para expulsar cualquier sustancia peligrosa que hayamos podido ingerir.

Sin embargo, una respuesta alérgica ocurre cuando el sistema inmunológico se activa contra una sustancia que generalmente se considera inofensiva. Esencialmente, la reacción alérgica no es causada por la sustancia en sí, sino por la interpretación del cuerpo; la sustancia es potencialmente dañina.

 

¿Qué sucede dentro del cuerpo?

Cuando una reacción alérgica comienza, el cuerpo activa células inmunes especiales llamadas mastocitos. En la superficie de sus membranas, estos mastocitos poseen receptores que reconocen sustancias consideradas dañinas o útiles para el cuerpo. Cuando se detectan sustancias nocivas, las células liberan histaminas. Estos químicos sensibilizan al cuerpo para reaccionar, y lo hace intentando eliminar las sustancias nocivas estornudando, tosiendo, etc.

 

¿Por qué las personas tienen alergias?

 

Nadie sabe a ciencia cierta por qué las personas se vuelven alérgicas a sustancias relativamente inofensivas.

Existe una teoría que sugiere que tu cuerpo es hipersensible si eres una persona hipersensible. Por ejemplo, si tienes una alta sensibilidad al estrés, tu cuerpo también refleja esta sensibilidad. Dado que el cuerpo y la mente son entidades conectadas, esta teoría tiene sentido. Las técnicas de reducción del estrés diseñadas para mejorar las interacciones entre la mente y el cuerpo a menudo tienen éxito para reducir este problema. El resultado final es una disminución de los síntomas alérgicos en algunos pacientes.

 

Otra teoría es que una reacción alérgica es una interpretación de tu entorno. Para interpretar, tu cuerpo debe primero obtener información. El sistema nervioso es parte de esta función de recopilación de información del cuerpo. Si tu sistema nervioso es disfuncional, la información interpretada se modificará, y esto lo hace vulnerable a reacciones anormales como alergias.

 

¿Puede ayudar la quiropráctica con las alergias?

 

Dado que los efectos beneficiosos de los ajustes quiroprácticos en el sistema nervioso están bien documentados, no es sorprendente que muchos pacientes quiroprácticos informen de una reducción de los síntomas de alergia cuando se tratan regularmente por subluxaciones vertebrales. La desalineación o los movimientos disfuncionales de la vértebra pueden causar una irritación focal en la columna vertebral, que luego crea una señal anormal recibida por el sistema nervioso central. Cuando esta señal anormal transcurre por la misma ruta necesaria para la entrada de mensajes ambientales normales, el cuerpo puede no interceptar la información correctamente. Cuando esto ocurre, puede producirse una reacción alérgica.

Aunque la investigación científica muestra que los ajustes quiroprácticos no causan una mejora en todos los casos de alergia, son definitivamente beneficiosos para muchos. El motivo de la incoherencia puede deberse a que hay varias causas diferentes para la hipersensibilidad de un paciente. La subluxación vertebral es solo una de las muchas causas potenciales.

 

Si sufres de alergias, considera la Quiropráctica como una de tus posibles opciones. Ponte en contacto con nosotros y concierta una primera visita hoy mismo.

¡Disfruta de la Primavera!

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Fabián Migoya Herrera
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://quiropracticamar.com/aviso-legal/.