14 hechos que no sabías sobre Quiropráctica

Dado que en nuestro país continua siendo una profesión sanitaria poco conocida, desde nuestro centro nos vemos en la obligación moral de informar de todo aquello que pueda ser de interés para los pacientes y usuarios. Hoy publicamos una lista elaborada por la DC Heidi Haavik con 14 hechos basados en estudios probados y publicados.

14 hechos que no sabías sobre Quiropráctica

1 – La Quiropráctica, como profesión, lleva 120 años de existencia, pero los principios en los que se basa no son nuevos. De hecho, los antiguos griegos y otras civilizaciones del pasado utilizaban los ajustes de la columna vertebral como una forma de atención médica. Hipócrates, el padre de la medicina occidental, declaró que «la estructura física es la base de la medicina» y explicó con gran detalle la importancia de la columna vertebral para una buena salud.

2- Hay aproximadamente 100,000 quiroprácticos a nivel mundial y más de 40 universidades de quiropráctica en 16 países.

3 – Los quiroprácticos no ajustan partes de tu columna al azar. Si has estado en un quiropráctico, habrás notado que tocan y palpan tu columna vertebral, la mueven, posiblemente testan tus músculos para comprobar su fuerza, presionan partes de tu columna vertebral para averiguar si está sensible en algunos puntos, etcétera. Al final, eligen muy cuidadosamente los segmentos espinales específicos para ajustar. Los segmentos que los quiroprácticos eligen ajustar suelen corresponderse con músculos tensos y sensibles al presionar. La articulación tendrá un movimiento anormal. Estas anomalías, entre otras, indican la presencia de lo que los quiroprácticos llamamos subluxación vertebral.

4 – Cuando un segmento espinal no se mueve correctamente, es decir, lo que los quiroprácticos llamamos una subluxación vertebral, en realidad parece influir en cómo el cerebro percibe y responde a toda la información sensorial.

5 – Se entiende que tu cerebro no puede ver lo que sucede en la columna vertebral cuando los huesos de esta no se mueven correctamente; porque si los huesos espinales (vértebras) no se mueven correctamente, los músculos pequeños más cercanos a su columna tampoco lo hacen adecuadamente, y estos músculos son los «ojos» de su cerebro en la columna vertebral porque ellos  tienen muchos sensores para detectar  movimientos.

6 – Lo realmente fascinante es que cuando la columna vertebral no funciona correctamente, esto puede influir no solo en cómo el cerebro controla la columna vertebral, sino también en cómo el cerebro puede «ver» lo que está sucediendo en tus brazos y piernas. Entonces ¡esto significa que el cuidado quiropráctico puede hacerte menos torpe! Varios estudios han demostrado que tu cerebro se vuelve más consciente con mayor precisión de dónde se encuentran tus brazos y piernas incluso con los ojos cerrados

7 – Así que es un hecho que la atención quiropráctica mejora la función espinal. Lo que es realmente genial  es que el cuidado quiropráctico no solo hace que tu columna vertebral funcione mejor, sino que también mejora la coordinación de tus brazos y piernas.

8 – Doce semanas de cuidado quiropráctico también te ayudan a sentirte mejor físicamente. Un estudio  demostró que con tres meses de cuidado quiropráctico mejoró el componente físico de la salud relacionado con la calidad de vida en los participantes de ese estudio en comparación con un grupo de control.

9 – También se ha demostrado que con 12 semanas de atención quiropráctica mejora la función sensomotora relacionada con el riesgo de caídas en adultos de edad avanzada que viven en una residencia objeto de estudio. Esto bien puede significar que la atención quiropráctica puede ayudar a reducir la cantidad de caídas que sufren los mayores. Los resultados también indican que los propios participantes experimentaron una mejor calidad de vida físicamente después de tan solo tres meses de cuidado quiropráctico.

10 – Por si esto fuera poco, el cuidado quiropráctico es seguro también para niños y bebés. El cuidado quiropráctico para los niños y lactantes raramente se asocia con eventos adversos. Cuando estos ocurren siempre implican periodos cortos de agujetas que sobrevienen después de un ajuste. Los investigadores han revisado toda la literatura publicada relacionada con el cuidado quiropráctico para niños con el fin de ver si las reacciones son comunes en nuestros pacientes más jóvenes.

11 – Se ha demostrado que el cuidado quiropráctico puede ayudar a que los bebés con cólicos lloren menos. En una prueba aleatoria controlada que investigó los efectos de 10 días de cuidado quiropráctico sobre el tiempo de llanto en bebés con cólicos, los que recibieron cuidados quiroprácticos lloraron considerablemente menos que aquellos que formaban parte del grupo de control. Se redujo el tiempo de lloro en casi la mitad; los que recibieron ajustes lloraron una hora y media menos de promedio después de 10 días, en comparación con los bebés que no recibieron ajustes. Son múltiples pruebas clínicas controladas y aleatorizadas las que han demostrado que la terapia manual quiropráctica mejora el comportamiento del llanto en bebés con cólicos. Los padres de bebés que sufren de cólicos deberían considerar dar una oportunidad a la quiropráctica porque podría marcar una gran diferencia para su bebé y su familia.

12 – Volviendo al cerebro, son varios los estudios que han demostrado que el cuidado quiropráctico cambia la forma en que tu cerebro envía mensajes hacia tus músculos. Estos estudios parecen indicar que el cuidado quiropráctico mejora la comunicación entre el cerebro y el cuerpo, ayudando al cerebro a ser más consciente de lo que está ocurriendo en el cuerpo y pudiéndolo controlar mejor.

13 – ¡Un estudio ha demostrado que el cuidado quiropráctico puede hacerte más fuerte! Y lo más fascinante es que los cambios observados dentro del sistema nervioso central son muy similares a los que ocurren tras 3 semanas de entrenamiento de fuerza, indicando que el cuidado quiropráctico obra poderosos cambios en el cerebro y en la médula espinal.

14 – Recientemente, un estudio que analizó los efectos cerebrales de la quiropráctica descubrió que los grandes cambios cerebrales que tienen lugar cuando un quiropráctico ajusta los segmentos espinales disfuncionales, estos cambios se producen en una parte del cerebro llamada cortex prefrontal.

Hechos sobre Quiropráctica, estudios Haavik Research

 

Si necesitas más información o concertar una cita puedes hacerlo  por teléfono, en nuestros centros o rellenando nuestro formulario AQUÍ

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Fabián Migoya Herrera
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://quiropracticamar.com/aviso-legal/.