El poder de tu sonrisa

Hoy no quiero escribir sobre patologías, dolores o síntomas. De vez en cuando apetece escribir sobre algo lindo, bonito, sencillo. Hoy os quiero hablar de la sonrisa. ¿Has sonreído al leerlo? ¿Sí? Genial, reto conseguido… No, es broma.

¿Alguna vez te has parado a pensar en lo bien que sienta que alguien te sonría? ¿Tienes guardado en tu memoria el recuerdo de una sonrisa importante en tu vida?

Yo sí. De hecho tengo varias. También atesoro risas, guardo el sonido de las carcajadas para que me sirvan de antídoto en los días malos. Porque días malos tenemos todos y muchas veces no sabemos cómo deshacernos de ellos. Mi pequeño truco es recordar esas sonrisas, y si vienen acompañadas del recuerdo de su sonido, sé que el mal rato se pasará más pronto que tarde.

Esos labios curvados hacia arriba enseñando los dientes tienen el poder de desceñirme el ceño. Mi cara se relaja y se me dibuja un rictus de alivio. Lo siguiente que me suele ocurrir es que acabo sonriendo también. A veces se me escapa hasta una risita por lo bajini. ¡Qué poderosas son las sonrisas!

A medida que nos hacemos mayores añoramos, en ocasiones, la alegría de la infancia. ¡Normal! Un niño sonríe unas 400 veces al día mientras que un adulto se queda en una media de unas 20 sonrisas diarias (alguno sonríe muy muy poco, visto esto). Con lo bien que le sienta a nuestra salud el mero hecho de sonreír, deberíamos intentarlo un poquito más.

Bueno, dicho esto, la siguiente pregunta que te hago es ¿sabes cuán importante es tu sonrisa para los demás? Te dejo un segundo para que recapacites… ¡Es tu superpoder! Ponlo a prueba. Tu sonrisa genuina, nada de andar forzando (dientes, dientes), hará que otras personas te sonrían, cambien su actitud, cambien su concepto hacia tu persona, etc. Y esa misma sonrisa que lanzas al mundo hará que tu cerebro comience a tirar cohetes. Ni el chocolate es tan poderoso como nuestra sonrisa y, créeme, me gusta mucho el chocolate.

Ya no tienes excusa para no ir sonriendo por el mundo. Hazlo con tu boca, tus labios y tus dientes. Que tus ojos se sumen a la fiesta y hagan brillar las pupilas como si de bengalas incandescentes se trataran.

No dejes pasar la ocasión de sonreír porque hoy puedes ser la razón de la sonrisa de alguien.

sonríe

 Cecilia Álvarez

Chiropractic Assistant

 

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Fabián Migoya Herrera
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://quiropracticamar.com/aviso-legal/.